Un Diálogo con el Embajador de la República de Nicaragua Francisco Campbell, en Estados Unidos PDF Imprimir E-mail

Por: *Peter Tase, Research Fellow for the Council on Hemispheric Affairs.

Anteriormente, fungió como Embajador de Nicaragua ante el gobierno de Zimbabwe durante los años 1986-1990, cuando ese país tenía la presidencia del Movimiento de Países Non-Alineados. Durante este mismo  periodo se desempeño como Embajador concurrente en Tanzania, Angola, y Zambia.  Durante los años 1982-1986, Campbell prestó servicio diplomático en  Washington, D.C. como Ministro Consejero para relaciones publicas y relaciones con el Congreso; también estaba acreditado en la Misión Permanente de Nicaragua ante las Naciones Unidas.

http://eje21.com.co/images/secciones/nacionales/embajador.%20francisco%20campbell.jpg

 

Entre los años 1997 y 2010,  el Embajador Campbell fue diputado por el estado de Nicaragua ante el Parlamento Centroamericano (PARLACEN) con sede en la ciudad de Guatemala. El parlamento tiene como misión garantizar el contenido democrático y monitoreo del proceso de integración centroamericano. En 2007-2008, Campbell fue electo Vicepresidente de este parlamento regional.     
El Embajador Campbell es uno de los principales promotores y ha impulsado la creación de  instituciones sólidas en las Regiones Autónomas del caribe nicaragüense.  En 1992 fue miembro fundador y Vice-Rector General de la Universidad de las Regiones Autónomas del caribe nicaragüense  (URACCAN), y sigue siendo miembro de la Asociación- URACCAN.  Asimismo, es presidente fundador  del Centro de Derechos Humanos, Ciudadanos y  Autonómicos del Caribe Nicaragüense (CEDEHCA) y miembro constituyente de la Fundación para la Autonomía y Desarrollo de la Costa Atlántica de Nicaragua (FADCANIC).
Recibió su licenciatura en Ciencias Políticas y una Maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad de Hawai.  Ha sido catedrático en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN); Williams College en Williamstown, Massachusetts; y profesor Fulbright  en Baldwin - Wallace College, estado de  Ohio, Estados Unidos.
Esta entrevista se hizo con el propósito de conocer sobre la política del Gobierno del Presidente Daniel Ortega en la lucha en contra el narcotráfico y crimen organizado, así como el estado actual de las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Nicaragua.  El Embajador Campbell comparte sus reflexiones un mes antes de la reunión convocada por la Fiscalía General y la Cancillería de México durante el primero y dos de Marzo, del corriente año, en la que participaron los Ministros de Justicia y Procuradores de los países miembros de la OEA y el Secretario General de dicha institución, José Miguel Insulza, donde abordaron aspectos relacionados a  la estrategia para combatir el  narcotráfico, crimen organizado y la delincuencia trasnacional.

¿Cómo puede caracterizar las relaciones entre Nicaragua y los Estados Unidos?
En este momento, puedo decir que por primera vez en la historia estamos trabajando en la construcción de una relación madura. Cuando el presidente Barack Obama participó en la V cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago en Abril del 2009, manifestó su deseo de inaugurar una nueva era en las relaciones entre los Estados Unidos y los países de América Latina incluyendo Nicaragua y esta relación - decía el Presidente Obama - tendría que estar basada en el respeto mutuo.  El Presidente Daniel Ortega comparte esta visión y creemos es importante tomar los pasos para traducir esta visión en hechos concretos.  Para nosotros esa relación madura debe tener contenido y este contenido debe formar parte integral de la agenda bilateral entre los dos países.  Un tema que es de fundamental importancia, tanto para Estados Unidos como para Nicaragua, es el tema de la Seguridad. Nosotros compartimos con Estados Unidos el criterio de que hoy por hoy la principal amenaza hemisférica es la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. Es un tema que se tiene que abordar desde una perspectiva integral entendiendo que en efecto es una amenaza hemisférica. Es una amenaza hemisférica porque la droga que se consume en Estados Unidos es el principal motor de este flagelo.  La droga se consume aquí, pero se produce en el sur y luego para llegar a Estados Unidos tiene que transitar por los países de Centroamérica,  incluyendo Nicaragua. En ese sentido los países de Centroamérica son víctimas de su ubicación geográfica, porque si no estuviéramos ubicados donde estamos, o si estuviéramos por ejemplo al norte de Canadá, no formaríamos parte de este problema que golpea a todos los países del continente.

¿La DEA tiene oficinas en Managua?
Claro que si. La DEA tiene presencia en todos los países de Centroamérica incluyendo Nicaragua y el gobierno nicaragüense trabaja muy de cerca con nuestros vecinos y con Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. Además, mi país es reconocido por Estados Unidos como el más efectivo de Centroamérica en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado.  Pero como decía anteriormente, para tener éxito en esta batalla en contra del narcotráfico y el crimen organizado, la problemática tiene que abordarse desde una perspectiva integral. Estados Unidos tiene que asumir su cuota de responsabilidad que es muy grande y tienen que bajar el consumo, porque bajando el consumo se baja la demanda que es el motor principal.  Estados Unidos debe hacer más en cuanto al lavado de dinero y el control sobre la venta y  tráfico de armas.

¿El problema del tráfico de armas persiste todavía?
Este es un problema serio.  Las armas que aparecen en México y en  Centroamérica son comprados aquí en Estados Unidos y  es por ello que corresponde a las autoridades de Washington asumir su responsabilidad para controlar estas ilegalidades.  Igualmente, Estados Unidos tiene que asumir su responsabilidad como un país de transito de drogas, porque la droga entra a Estados Unidos por las fronteras de Texas, California y Arizona y esta droga pasa por todos los estados llegando incluso hasta Canadá, por lo cual Estados Unidos es también un país de transito.
Subrayo este tema porque aquí en Estados Unidos tienen toda la tecnología, tienen cuerpos federales, municipales y estatales dedicados a este problema y a pesar de esto, se da este tránsito.  Ahora, si Estados Unidos con toda la capacidad que tiene no puede parar el tránsito, imagínese los países pobres de Centroamérica y el gran reto que tenemos que asumir para tratar de detener el transito de drogas en nuestros territorios. Y a pesar de esto, nuestro país asume su responsabilidad. Nicaragua tiene un record impresionante en cuanto a intercepción de drogas.  La Marina de Guerra de Nicaragua, que no es muy grande, ha sido sumamente efectiva trabajando con nuestros vecinos y también con la Guardia Costera de Estados Unidos, pero indudablemente parte de esta droga va a penetrar porque es imposible sellar totalmente la ruta. Además de eso, Nicaragua no tiene una fuerza aérea de gran envergadura  y eso quiere decir que los narcotraficantes saliendo de pistas clandestinas en el Caribe o de cualquier otro lugar, pueden llegar a la costa nicaragüense con impunidad.

¿En ningún momento de la historia de Nicaragua había Fuerzas Aérea?
Como mencioné anteriormente Nicaragua no cuenta con una fuerza área con grandes capacidades, pero lo que quiero resaltar es el hecho de que con los medios que tenemos estamos haciendo lo que podemos, pero todos tenemos que hacer aún más.

¿Costa Rica y Honduras tienen fuerzas aéreas?

Honduras tiene una fuerza aérea y Costa Rica también, pero eso nunca va a resolver el problema. El mismo Estados Unidos con toda la fuerza aérea que tiene y con todos los radares no ha podido interceptar toda la droga. Lo que estoy diciendo es que esos medios son importantes pero tenemos que mejorar nuestras capacidades y también tenemos que entender la naturaleza del problema.  Independientemente de lo que hagamos, alguna parte de la droga va a llegar a Estados Unidos y es por ello que Nicaragua considera que la relación bilateral con Estados Unidos debe estar basada en el respeto mutuo, concentrando atención en los siguientes aspectos fundamentales: Primero, seguridad, la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. Estados Unidos y nuestros vecinos Centroamericanos son nuestros socios principales en este esfuerzo, que es de vital importancia para nuestros pueblos. Segundo, el tema del comercio y la relación económica: Nicaragua asume plenamente su responsabilidad como país miembro del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y cuenta con una estrategia para aprovechar las oportunidades que ofrece el DR-CAFTA. En la evaluación que se realizó en marzo del año pasado, Nicaragua fue reconocida como el país de Centroamérica que mejor desempeño ha tenido dentro del DR-CAFTA. Esto es de mucha importancia y es un componente importante de la agenda bilateral  que estamos trabajando con Estados Unidos.

¿Que contribución tienen los Estados Unidos en el mejoramiento de la salud pública en las zonas rurales de Nicaragua?
Tiene algo de importancia, pero en realidad el sector salud en Nicaragua se ha  fortalecido principalmente por la cooperación que Nicaragua tiene con Cuba. Desde la década de los 80, pasando incluso por los 16 años en que el Frente Sandinista no estuvo en el poder, esa cooperación se ha mantenido y es por eso que Nicaragua es el país de Centroamérica que ha venido manejando con mucho éxito el tema de salud que forma parte  fundamental de la política del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional. Al respecto, vale señalar que esta semana Nicaragua fue reconocida por la Organización Mundial de la Salud como país líder en la lucha contra el paludismo y también el año pasado fue reconocida por su programa de atención materno-infantil. La estrategia de Nicaragua que se basa en educación y salud gratuita para toda la población cuenta con el apoyo de las distintas agencias internacionales que atienden este tema.  Es por ello que Nicaragua sigue avanzando y obteniendo grandes éxitos con la colaboración que recibimos principalmente de Cuba, así como de Venezuela. Estados Unidos también hace su contribución. Recientemente construyó el Comando Sur una Clínica Médica de Maternidad en Jinotega, por ejemplo.

¿Cómo ve en la diplomacia regional el establecimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC)?

Esto es muy importante porque en la medida que se logra promover una mayor integración de los países de América Latina y el Caribe, en la medida en que los países de la región encuentran modalidades de cooperación basada en una visión de solidaridad, aumentamos la probabilidad de que como región podamos emprender el camino hacia el desarrollo en beneficio de nuestros pueblos. Yo he visto algunos comentaristas aquí expresar su preocupación de que CELAC no incluye a Estados Unidos y Canadá.  Sin embargo, no creo haber visto que el Gobierno del Presidente Obama se haya pronunciado en contra de este esfuerzo de América Latina y el Caribe. Yo creo que eso puede ser un reflejo de lo que él anunció en Trinidad y Tobago, en el sentido de que respeta el derecho que estos países tienen de construir su futuro y que la relación entre Estados Unidos y América Latina debe estar basada en el respeto mutuo.  En cuanto a los que critican esta iniciativa de nuestros países, creo deben reflexionar sobre el hecho de que Estados Unidos y Canadá son miembros de la Organización de Estados Americanos pero también forman parte de la OTAN, donde ningún país de América Latina o del Caribe participa.  Entonces ¿Cuál es el problema de que los países de América Latina y el Caribe pueden ser parte de la OEA y también constituir su propio foro? También los países del Caribe, casi todos son parte de la OEA y algunos a su vez forman parte de la Mancomunidad Británica. Entonces, ¿Por qué América Latina y el Caribe no pueden tener su propio foro?  

La realidad es que muchos aquí en Washington no logran asimilar las nuevas realidades de una América Latina resurgente y más bien,  se aferran a la noción de que el orden natural de las cosas es que los países de América Latina y el Caribe tienen que estar siempre subordinados a las directrices de Washington.   

¿Cómo puede describir la educación de Nicaragua?
¿Cuales son los desafíos que se tienen que solucionar durante los próximos cuatro años?
La tarea fundamental del Gobierno de Nicaragua es la lucha contra la pobreza, la lucha contra la ignorancia, la lucha en contra del retraso y esta es la tarea que asume nuestro gobierno orientando sus esfuerzos, recursos y voluntades para ir eliminando la pobreza en nuestro país. Yo le decía que la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado es una amenaza hemisférica, eso es cierto, pero hay una amenaza hemisférica de larga data que siempre ha estado con nosotros y que es importante  se asuma de una manera integral y esa es la lucha contra la pobreza. Históricamente esta es la más grande amenaza en este continente y  esta situación de pobreza se deriva de las grandes desigualdades e injusticias heredadas de nuestro pasado colonial y neocolonial.  Es precisamente por ello que cuando hablamos de la lucha en contra del narcotráfico y el crimen organizado en los países de América Central, decimos que podemos ser más efectivos en la medida en que eliminamos las vulnerabilidades.  ¿Y cuál es la mayor vulnerabilidad de nuestros pueblos? Es la pobreza. Vuelvo al ejemplo que decía anteriormente: En el caso de la Costa Caribe nicaragüense, a pesar de los grandes esfuerzos que hacen el Ejército y la Policía, la droga entra a esas comunidades aisladas, donde la presencia del estado es limitada; comunidades con economía de subsistencia que se convierten, por sus mismas necesidades, en base social para el trasiego de las drogas por nuestro territorio.  Ante esta realidad, ¿cuál debe ser la estrategia para ser más efectivos? Se tiene que implementar una lucha integral y esta lucha tiene que ver con interceptar, tiene que ver con acciones de la policía, tiene que ver con rehabilitación y también tiene que estar orientada a eliminar vulnerabilidades; tiene que ver con la presencia del estado con programas de desarrollo, creando oportunidades de empleo, educación, salud y formas de recreación sana especialmente para los jóvenes. Todo esto contribuye a que la lucha en contra el narcotráfico y el crimen organizado pueda ser más efectiva. Golpeando las vulnerabilidades,  se golpea la amenaza histórica que es la pobreza y de esa manera se fortalece la lucha contra la amenaza más reciente que es el narcotráfico y  el crimen organizado.

Hace unas semanas, Nicaragua fue uno de los cuatro países que fue visitado por el Presidente de Irán Mahmud Ahmedinejad,  este es un punto que puede fortalecer las relaciones entre América Central e Irán, ¿Cuales fueron los logros de esta visita?

Yo no miré, ni observé, ni escuché de ninguna mención de compromiso o acuerdo que se haya tomado en ocasión de esa visita.  Nicaragua e Irán tienen una relación cercana desde 1979.  En ese año en los dos países se dieron revoluciones exitosas en contra de regímenes apoyados por Estados Unidos: Somoza en Nicaragua y el Shah en Irán. Así que es natural que Nicaragua e Irán desde entonces se hayan identificado y no ha habido ninguna razón o justificación para dejar de mantener esa relación entre nuestros dos países.   Si en  algún momento se ha dado una influencia negativa de Irán en América Central no fue por una acción tomada por Nicaragua. Esto fue por Estados Unidos en el “Irán-Contragate”, cuando Estados Unidos vendió armas a Irán y con ese dinero se financió a la contra revolución en Nicaragua,  violando una ley expresa de Estados Unidos y ese escándalo de Irán-Contra, casi derroca al gobierno del entonces Presidente Ronald Reagan en los años 80.  Entonces cuando se habla de la presencia de Irán en América Central, es preciso se recuerde que la única vez en toda la historia que Irán ha estado involucrado en forma negativa en América Central fue por la acción del gobierno de Estados Unidos.  En realidad es una hipocresía tratar de darle alguna connotación negativa a la presencia del Presidente de Irán en Nicaragua.  Allí estaba el Príncipe Borbón de España, el Presidente de Guatemala, el Presidente de Honduras, el Presidente de El Salvador, el Presidente de Surinam, el Presidente de Venezuela y otros representantes de alto nivel del Caribe y Suramérica  en la toma de posesión el pasado 10 de enero.  A aquellos sectores que quieren darle una connotación negativa a la presencia del Presidente de Irán en esa toma de posesión, se les tiene que recordar un poquito de la historia.

¿La presencia de los grupos indígenas en Nicaragua es interesante?

Nicaragua tiene un porcentaje muy importante de pueblos indígenas y afro descendientes, especialmente en nuestra Costa Caribe.  Tenemos los Misquitos que preservan su lengua y cultura, los Mayagnas  que también preservan su lengua y su cultura, así como los Ramas que preservan aspectos fundamentales de su cultura y se está esforzando en rescatar su lengua.  Igualmente tenemos la presencia de  los pueblos afro descendientes, los Creoles y los Garífunas.  Estos pueblos ahora tienen mayor participación precisamente por la voluntad del Gobierno de Nicaragua de garantizarles espacios en los proceso políticos, asumiendo posiciones relevantes en la conducción política del país. Nicaragua es el primer país de América Latina que expresamente reconoció en su Constitución que es un país multiétnico y multicultural, esto se hizo en la Constitución de 1987.  Igualmente, con la aprobación de la Ley 445: “Ley de Demarcación y Titulación de la Propiedad Comunal en las Regiones Autónomas del Atlántico Norte y Sur de la Costa Caribe de Nicaragua y los Ríos Coco, Indio, Bocay y Maíz se inició en nuestro país el proceso de entrega de títulos a estas comunidades, reconociendo sus derechos históricos.  A la fecha el gobierno ha entregado más de 34,000 kilómetros cuadrados de tierras a los pueblos indígenas y afrodescendientes que habitan en nuestra Costa Caribe, una extensión geográfica más grande que la República de El Salvador. Se está construyendo en Nicaragua una verdadera democracia multiétnica y multicultural con contenido económico para asegurar su sostenibilidad.

¿Tiene otro comentario antes de concluir nuestra conversación?
Nicaragua es un país que está caminando sobre la senda del desarrollo y que se está modernizando en lo político y en lo económico, consolidando por primera vez una verdadera visión de nación.  En mi país se están asumiendo retos extraordinarios, por ejemplo, al finalizar este año el 40% de la energía producida en el país va a provenir de fuentes renovables: geotérmico, hidroeléctrico,  eólico, solar y biomasa;  para el 2017 será el 94% y para el año 2025 alcanzará el 99%.  La factura comercial del petróleo será mucho menor y eso quiere decir que se dispondrá de mayores recursos para obras sociales y de infraestructura  que el país necesita.  La imagen que Nicaragua tiene como el país mas seguro de América Central, con un manejo efectivo y eficiente de la economía y la disponibilidad de energía eléctrica barata, son elementos que hacen del país un destino atractivo para la inversión extranjera y para el turismo.  Entonces cuando hablo de modernización y de una visión de nación, me estoy refiriendo a que se puede visualizar un futuro mejor, estamos acercándonos a lo que los economistas llaman el “take off point” – el punto de despegue.  Ahí es donde Nicaragua se dirige bajo la conducción del Presidente Daniel Ortega.   

 


Add this to your website
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar